El número de transacciones en Bitcoins se ha triplicado en dos años y cada vez más gente usa estas divisas electrónicas, pero ¿está garantizada la seguridad en Bitcoin?

El aumento exponencial de la actividad de las criptomonedas no ha pasado desapercibido por los cibercriminales que aprovechan cualquier segmento de éxito para obtener beneficio, en este caso hacerse con el dinero virtual de los usuarios.

El canal de la seguridad se ha tenido que poner en marcha para proteger esta actividad y algunos proveedores han mejorado las tecnologías proactivas de todas sus soluciones y adaptado su protección anti keylogger a las carteras de bitcoins basadas en PC más utilizadas, protegiendo de accesos y transacciones no autorizadas.

Como la autenticación de doble factor no es de momento obligatoria en los criptomonederos, basta con interceptar las contraseñas o claves privadas que los protegen para completar con éxito la estafa. Frente a esta amenaza, los proveedores han extendido su protección a los monederos virtuales más utilizados, evitando accesos y transacciones no autorizadas.

Otro punto de ataque directo contra los usuarios están siendo las campañas de phishingaprovechando el tirón mediático de todo lo relacionado con el Bitcoin, haciéndose pasar por web legítimas o software de criptodivisas como blockchain o localbitcoins.

También relevantes las campañas de propagación de malware diseñado para infectar sistemas con aplicaciones de minado. Denominado Zealot, el ataque tiene como objetivo a servidores Linux y Windows vulnerables que no estén actualizados con los últimos parches de seguridad.